Normalmente cuando tenemos un proyecto, debemos realizar una venta, o bien cuando quieres a dar a conocer una iniciativa a un grupo de personas, debemos presentar nuestras ideas y ésto debe ser de una manera efectiva.

Cuando pensamos en “presentar”, lo primero que se nos viene a la mente son los nervios, qué debemos escribir o  cómo reaccionará nuestra audiencia.

Existen técnicas para manejar todo lo anterior,, pero de nada sirve si no hemos diseñado una buena presentación.

De los aprendizajes que he tenido de una catedrática, puedo compartirles las recomendaciones que ella me dio:

  1. Exagere el mensaje: dele emoción a lo que presenta, siempre diciendo la verdad. Pregúntese cuál es el punto principal de la presentación. ¿Qué recordará mi audiencia?
  1. ¡Asombra!: utiliza imágenes. Si son abstractas harán pensar al público. Si utilizas texto, trata de que sean una o dos palabras.
  1. La tipografía sí que importa: cuida el tipo de letra que utilizas, esto también da un mensaje.
  1. Que tu presentación sea una paleta de artista: en realidad no tienes que utilizar todos los colores, sólo aquellos que combinan o contrastan.
  1. Qué los datos no sean aburridos: toda la información preséntala de forma creativa. Puedes utilizar infografías u otros gráficos.
  1. KIIS: Keep it simple, st*pid! (¡Mantenlo simple!): Te ayudará a manejar la información y para que las personas lo logren comprender.
  1. Resumen: al final de tu presentación resume toda la información. Es probable que al final ya hayan olvidado algo. Debes hacerte la misma pregunta del punto No. 1 ¿Qué recordará mi audiencia?

Puedes utilizar estos sencillos puntos para poder hacer mejores presentaciones. Recuerda que les puedes agregar tu propio estilo y que siempre debes divertirte cuando prepares tus presentaciones.