Cuando una obra está en dominio público significa que no está protegida por los derechos de autor y pueden ser usadas, copiadas, distribuidas, adaptadas y exhibidas al público sin necesidad de pedir un permiso o emitir un pago al autor.

El momento en el que una obra entre en dominio público dependerá mucho de las leyes del país donde te encuentres, pero normalmente es entre los 50 y 70 años posteriores a la muerte del autor.

Algunos elementos no cumplirán con la protección de derechos de autor, como                los ingredientes de una receta o fechas.

Se debe tener cuidado con las obras que se denominan “derivadas”. Las cuales literalmente se derivan de una obra en dominio público, que hayan sido adaptadas o alteradas de alguna manera. Estas obras derivadas contarán con derechos de autor para la persona que las creó.

Las obras huérfanas, son aquellas que están protegidas por derechos de autor, no están en dominio público, pero no se puede identificar, localizar o contactar a la persona que posee los derechos, por lo que no puede pedir el permiso necesario para utilizar la obra. En muchos países no existen leyes para este tipo de obras.

Siempre que reproduzcas o modifiques un material debes pedir el permiso necesario. Mientras que se solucionan los problemas con las obras huérfanas  disfruta de las grandes cantidades de obras en dominio público.

Fuentes: http://goo.gl/4Lj0wJ & http://goo.gl/lyOyvU