Vivimos en un mundo en el que el constante flujo de información nos bombardea diariamente. Y no está mal enterarnos y empaparnos con los datos y hechos más relevantes, pero la pregunta que se plantea María Popova en el video que les comparto abajo es ¿cuál es la diferencia entre la información y el conocimiento?

Pues no existe una relación directa entre ambos conceptos. Hoy en día vivimos en una sociedad en la que es mal vista la desinformación, pero el hecho que tengamos acceso a datos no significa que comprendamos las cosas. Popova nos da un símbolo para comprender esta dinámica, una escalera, en la que la información se encuentra en la parte inferior, mientras que por encima de ésta se encuentra el conocimiento que implica la comprensión e interpretación de los hechos. Y muy por encima de ambos se encuentra la sabiduría, que lleva una connotación moral e implica la aplicación adecuada del conocimiento adquirido.

La importancia de esta dinámica es poder entender que como individuos trasladamos la información a otros (sobretodo profesiones como: periodistas, escritores, historiadores, entre otros) tenemos la responsabilidad no solo de transmitir los hechos sucedidos, sino de explicar por qué suceden. Debemos ayudar a nuestros lectores (o audiencia en general) a interpretar los mensajes para que los mismos trasciendan en sus vidas y pasen de ser simples hechos a convertirse en sabiduría.

Pero aún nos falta tanto por conocer y aún mucho más por comprender. Así que los dejo con una frase de Nicolás Copérnico: “Para saber que sabemos lo que sabemos, y saber que no sabemos lo que no sabemos, hay que tener cierto conocimiento.”