wuthering heightsEstas vacaciones tuve la oportunidad de leer este placentero libro de Emily Bronte, que a propósito fue su única novela en publicar. Este libro es conocido como un clásico de la literatura inglesa y una de las obras más conocidas de la Época Victoriana.

Algo que no pude evitar hacer es comparar el trabajo de Emily al de su hermana Charlotte en Jane Eyre; pero aunque ambos libros poseen un estilo narrativo similar, no podemos ignorar que tanto la temática como el mensaje de ambas obras son completamente distintos.

Uno de los mensajes de la novela evidencia como el odio y la venganza pueden destruir no solo la vida de la persona que los posee, sino de las personas que la rodean como sucedió en el caso de Heatcliff el gitano huérfano al que la familia Earnshaw adopta y quien se convierte en nuestro antihéroe. A través de su conducta encontramos una crítica a la religión, moralidad y estilo de vida de la época. Pero lo más curioso de la obra es el narrador tan poco convencional que nos cuenta la historia, que es el ama de llaves que sirvió tanto a la familia Earnshaw como al actual dueño de la finca el Sr. Lockwood; quien a pesar de desaprobar la conducta del malvado Heathcliff, no puede negar el cariño que le tuvo en alguna época.

En resumen, lo que más disfrute no fue solamente su narrativa, sino la profundidad de sus personajes, la relación de los mismos, y por supuesto el final. No hablo más por el peligro de revelar muchos detalles sobre el mismo, pero si que recomiendo esta lectura.