Siempre he pensado que leer es un oficio que no terminamos de aprender. Hoy encontré un artículo con extractos de una entrevista de 1969 de la BBC al escritor de Lolita, Vladimir Nabokov, y parece que estaría de acuerdo cuando habla de la importancia de la relectura:

Un buen lector, un lector activo y creativo es en realidad un relector.

A good read­er, a major read­er, an active and cre­ative read­er is a reread­er.

Y me parece interesante porque al hablar del esfuerzo físico de leer un libro, me recuerda a McLuhan y su teoría de que cada medio corresponde con una extensión de nuestros sentidos, de la que hablamos en un post anterior:

Leer un libro requiere que nos presentemos con él. No tenemos ningún órgano físico (como el ojo cuando estamos ante una pintura) que tome por completo el texto y nos deje disfrutar de los detalles poco a poco. Pero en una segunda, tercera o cuarta lectura, en algún sentido, podemos comportar nos con un libro como con una pintura. Esto con la salvedad, de que el ojo físico no debe ser confundido con la mente. (Traducción libre).

In read­ing a book, we must have time to acquaint our­selves with it. We have no phys­i­cal organ (as we have the eye in regard to a paint­ing) that takes in the whole pic­ture and then can enjoy its details. But at a sec­ond, or third, or fourth read­ing we do, in a sense, behave towards a book as we do towards a paint­ing. How­ev­er, let us not con­fuse the phys­i­cal eye, that mon­strous mas­ter­piece of evo­lu­tion, with the mind, an even more mon­strous achieve­ment. A book, no mat­ter what it is—a work of fic­tion or a work of sci­ence (the bound­ary line between the two is not as clear as is gen­er­al­ly believed)—a book of fic­tion appeals first of all to the mind. The mind, the brain, the top of the tin­gling spine, is, or should be, the only instru­ment used upon a book

Así qué McLuhan y Nabokov no estarían tan de acuerdo, pero tienen comparaciones interesantes.

Sobre este tema también recuerdo que Borges decía no enorgulleceré de lo que ha escrito sino de lo que ha leído, y más bien, de lo que ha releído. (Mis palabras, su frase).

¿Qué releerás este año?

20130121-141245.jpg