Lolita es noticia en el mundo de los libros. Desafortunadamente, es mala noticia. Son dos razones las que hacen que no valga la pena su lectura por cualquier adulto: primero porque es aburrida, aburrida, aburrida en un estilo pretencioso, florido y fatuo. Segundo, porque es repulsiva”.

Esta es una traducción de la reseña que hizo Orville Prescott en The New York Times del famoso libro de Vladimir Nabokov de 1958. Pero pasó la prueba de sobrevivir a lo largo del tiempo las exigencias del mercado, encontrando siempre nuevas personas que los buscan y recomiendan, muy al pesar de este crítico. Y es que a veces, hay un abismo entre la opinión de los críticos y los lectores comunes, porque buscan cosas distintas.

Thomas Higginson de The Atlantic escribió en 1867 sobre Leaves of Grass de Walt Whitman de la siguiente manera: “No hay que decir que fue un descrédito para Walt Whitman escribir Leaves of Grass, sólo que debió haberlo quemado después”.

Gracioso. Pero la lección, creo yo, es que no hay que hacerle caso a la opinión que un “experto” pueda haberse formado luego de recibir teoría literaria del más alto nivel. Los libros son materia prima, pero hay que pasarlos por el criterio del lector para que den fruto.

Gatos y libros

Lean el resto en FlavorWire

Anuncios