En su columna de hace unos días, Mendez Vides hace el siguiente comentario que me recordó nuestra lista 14 formas de identificar a un clásico:

La obra literaria genial es experiencia dormida que necesita lectores que la despierten, y la sociedad se lo pierde si no lo ejercita. Hay miles de autores que creen que sus obras son extraordinarias, pero pasan y se ahogan cuando no surten el efecto deseado en los lectores, a pesar de la promoción y respaldo como mercancía de novedades, que hace desconfiar a los lectores y los vuelve cautos. La ventaja es que siempre existe la fuente inagotable de autores clásicos, a lo que en cada siglo se van sumando unas cuantas obras geniales que destacan en el mar de lo común.

Anuncios