Sábato y Buñuel

Este fin de semana releí El túnel de Ernesto Sábato y vi la película de Luis Buñuel, su última, Ese oscuro objeto del deseo y me topé con varios paralelos. [Algunos spoilers de ambos a continuación]

En la pelicula de Buñuel el personaje de Fernando Rey, Mathieu, se obsesiona con Conchita, quien a su vez es interpretada por dos artistas, Carole Bouquet y Ángela Molina. Uno se topa con dos temperamentos distintos de una misma persona, pero me parece que la esencia de la obra está en preguntarse si esta dualidad no es culpa de Mathieu por idealizar a la otra persona a tal punto que prácticamente la convierte en dos personas distintas, la verdadera y la distorsionada y oscurecida por el deseo. [La peli tiene otros temas muy interesantes pero en este post me voy a limitar a hablar de este].

Por otro lado, en El túnel, Juan Pablo Castel se obsesiona con María Iribarne tras descubrir que entiende la escena de la ventanita en una de sus pinturas. La persigue, la conoce y descubre que María “habla su lenguaje”, que lo entiende, e inician una relación tormentosa en la que Castel termina por matar a María.

Ayer que discutimos el libro de Sábato en el club de la serpiente me encontré con el descubrimiento de uno de los lectores que dijo que el verdadero origen de la obsesión de Castel era su tremenda soledad, no un producto de la época de posguerra ni una suerte de psicósis. Del apartado XXI:

Volví a casa con la sensación de una absoluta soledad.
Generalmente, esa sensación de estar solo en el mundo aparece mezclada a un orgulloso sentimiento de superioridad: desprecio a los hombres, los veo sucios, feos, incapaces, ávidos, groseros, mezquinos; mi soledad no me asusta, es casi olímpica. Pero en aquel momento, como en otros semejantes, me encontraba solo como consecuencia de mis peores atributos, de mis bajas acciones. En esos casos siento que el mundo es despreciable, pero comprendo que yo también formo parte de él; en esos instantes me invade una furia de aniquilación, me dejo acariciar por la tentación del suicidio, me emborracho, busco a las prostitutas. Y siento cierta satisfacción en probar mi propia bajeza y en verificar que no soy mejor que los sucios monstruos que me rodean.

De primer momento la reacción que tuve como lector fue de enojo, y en esto varios del club estuvieron de acuerdo, porque no hay justificación alguna para lo que hace Castel por más que él intente llevarnos por todo su proceso de razonamiento. Pero al hallar este trasfondo y comprender cómo la soledad puede distorsionar a tal punto las percepciones que tenemos de otros y de nosotros mismos, otra lectura completamente distinta se nos presenta. ¿Qué creen que pueda salir de ella?

El Tunel

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s