Carlos Fuentes

“La novela se sostiene en el desafío de jugar con la simultaneidad del tiempo, sin verse condenada a la linealidad; toda novela fracasa en ese sentido, pero el intento es lo que importa, porque la novela moderna es rebelarse contra eso”.

Este es uno de los fragmentos clave de la conferencia que Carlos Fuentes dio hace unos días en la feria del libro de Buenos Aires, titulada La novela y la vida.

También dice en los primeros minutos que La muerte es el origen disfrazado y que algunos de los autores mexicanos de los que hereda directamente la tradición literaria de su país, Juan Rulfo y su Pedro Páramo por ejemplo, basan sus historias en esta idea. Pero no se trata sólo de la muerte, sino que en la literatura latinoamericana están presentes muchas ideas cuyos padres intelectuales son Cervantes, Laurence Stern, Balzac, Faulkner y otros.

Esperemos que la sorpresiva muerte de Fuentes en este día sea apenas el origen de una suma de intentos de asumir el reto que en esta conferencia lanza a la novela moderna: dejar atrás la linealidad.

Anuncios