Rayuela

García Márquez, Vargas Llosa, Carlos Fuentes y el boom latinoamericano son el tema de esta breve columna de Méndez Vides sobre la literatura que dio forma a Latinoamérica:

La gran novela de Cortázar es Rayuela, como el juego infantil que aquí llamábamos “avión”. Se dibujaba con yeso en la acera, en lo alto se ubicaba el Cielo y abajo la Tierra, y se juega brincando sobre un pie, moviendo la piedrita con la punta del zapato. En la novela el juego se plantea como metáfora de la infancia, porque una vez que se ha logrado aprender a calcular y se logra llegar al Cielo, sin que la piedra se salga de las casillas dibujadas, ya se está entrando en la edad adulta. Cortázar define el Cielo como un nombre infantil. Será por ello que hoy día se añora esa imagen del paraíso que se llevó el tiempo.

Léanla toda.