The Importance of Being Earnest

Entre ayer y hoy me di varias carcajadas leyendo la última obra de teatro de Oscar Wilde, The Importance of Being Earnest. La historia es fácil y se trata de varias personas que inventan personajes ficticios para escapar de las duras presiones sociales de la época victoriana, pero el genio de Wilde al crear los diálogos y situaciones lleva al lector a preguntarse sobre la seriedad del matrimonio, la privacidad, la discreción y algunas de las instituciones predominantes de la época, la escuela, la iglesia y la autoridad familiar.

El primer acto abre con Algernon Moncrieff recibiendo a su amigo John Worthing, a quien conoce como Ernest. Él ha venido desde lejos a pedir en matrimonio a la prima de Algernon, Gwendolen Fairfax. Sin embargo, gracias a una inscripción en una caja de cigarrillos John (o Ernest) se ve obligado a admitir su doble vida, una como el protector de su pupila, Cecily, y otra en la que asume la identidad del libertino Ernest. Algernon no es del todo inocente, pues él también pretende cuidar de un amigo en el campo llamado Bunbury, a quien puede “visitar” cuando le convenga. De ahí en adelante una trama de ocultar verdaderas intenciones y relaciones cruzadas muy divertida.

Es una historia sobre la trivialidad de la vida, que también lleva a escena la idea que tenía Oscar Wilde sobre cómo mucho de lo que creemos con firmeza es mentira, y viceversa, cómo mucho de lo que tomamos por mentira tiene algo de verdad. Earnestness, que se traduce como seriedad al español, era un valor no apreciado por la sociedad victoriana. Se creía que demasiada seriedad era un subproducto del deseo de reformar a las clases bajas y que impedía contemplar la belleza superficial de la vida. De ahí el juego de palabras del que sale el subtítulo: A Trivial Comedy for Serious People.

Por ejemplo, Algernon dice en una de las frases más populares de Wilde que

The truth is rarely pure and never simple. Modern life would be very tedious if it were either, and modern literature a complete impossibility!

Lady Bracknell, la representante de la estructura clásica familiar, por su parte dice lo siguiente:

Never speak disrespectfully of Society, Algernon. Only people who can’t get into it do that.

Y por supuesto, sobre el matrimonio:

Long engagements give people the opportunity of finding out each other’s character before marriage, which is never advisable

Anuncios