The Economist

Hace un tiempo un amigo me contó que conoció a una persona que decidió poner fin a la lectura de libros y ya sólo leer revistas. Hoy que encontré esta nota en el NYTimes sobre 8 cosas que aprendió al leer The Economist y me recordé de esa historia y preguntarme de nuevo por qué leemos libros y por qué leemos revistas.

A ver, en un libro se desarrolla un tema hasta sus últimas consecuencias, se trata de explicar a profundidad y con ejemplo un tema general, llevarlo a últimas conclusiones y explicarlo en su “totalidad”. En una revista se desarrolla un tema más específico y la presión del límite de palabras o caracteres implica que el lenguaje sea más conciso, pero se puede abarcar grandes extensiones de conocimiento en unas cuantas páginas.

La persona que leía revistas de la anécdota del principio sabía prácticamente de cualquier tema porque tenía un repertorio amplio de revistas de varias áreas de conocimiento. Sobre todas estaba bastante actualizada por el asunto de la periodicidad de las revistas y tenía discusiones interesantes e inteligentes sobre cosas que no eran su especialidad.

Yo no leía revistas hasta que oí este argumento y desde entonces consulto, como mínimo, Scientific American, The Economist, Foreign Affairs y varios artículos separados de otras. Aunque eso sí, los libros no los abandono.

¿Cuáles leen ustedes?

Anuncios