Brewster Kahle

El equipo de la biblioteca ha trabajado un proyecto del Internet Archive durante los últimos años con buenos resultados. Así que es una buena sorpresa encontrarse con un artículo del New York Times sobre Brewster Kahle, uno de los fundadores del archivo, y sus ideas sobre cómo expander la tarea de almacenamiento y preservación de la información a nuevos horizontes.

Si la biblioteca de Alejandría hubiera hecho una copia de cada libro y la hubiera enviado a China o India, hoy tendríamos el resto de las obras de Aristóteles o las otras obras teatrales de Eurípides. Una copia en una única institución no es suficiente, dice Kahle. Y con razón.

Desde que inició el proyecto del Internet Archive le ha preocupado qué ocurrirá con los libros físicos, aunque obviamente se rehusa a deshacerse de ellos una vez en los servidores. Una de las razones más fuertes es que en el caso de un gran avance tecnológico en el área de digitalización puede hacer que valga la pena que aún tengamos el papel para volver a llevar a cabo el proceso. Sin embargo, los costos son altísimos y los criterios de selección no son fáciles de determinar.

Esta es una interesante discusión sobre la importancia de lo físico en relación a lo digital, ya que la preocupación de Brewster Kahle no es la norma: muchas personas creen que el repositorio físico no tiene el carácter de urgencia que se le ha dado. Mientras tanto, él continúa operándolo en el sur de California y ha gastado 3 millones de dólares en él, recibiendo más de 20,000 volúmenes por semana.

¿La razón?

Nunca se sabe qué texto pintará el retrato de una cultura.

Anuncios