En el club de lectura del martes, salió una discusión sobre los libros digitales. El libro La maravillosa vida breve de Oscar Wao de Junot Díaz nos gustó a todos, pero a media discusión salió el tema del futuro del libro físico porque una de las personas que participó “necesitaba” el espacio que le ofrece el libro físico. Yo estuve de acuerdo en decir que hay ciertas cosas que aún nos gusta leer en papel, pero a medida que se crea la costumbre de usar otros recursos es cada vez menos.

Hoy se celebra el día mundial del libro. Y de ninguna manera el libro se está extinguiendo, mucho menos la literatura. Eso sí, se está transformando y de tal forma que aunque creo que siempre habrá un nicho para el papel, la mayoría de lecturas que haremos de aquí a unos años serán en tinta digital.

Mi adquisición favorita del año pasado fue el Kindle porque me deja usar los beneficios de la tecnología (menos peso, más libros, buena usabilidad) sin lo que a mí me parece el peor defecto (me distraigo cuando intento leer en tablets, computadora o smartphone). También tengo un par de años de no leer noticias en periódicos impresos y gran parte de mis lecturas del día las hago en Google Reader. Sé que hablar de mí no es decir nada sobre la media, pero sobre todo leyendo a Grete (en esta entrevista que publicamos hace unos meses) me parece que Guatemala va en la cola de esa tendencia.

Así es que para celebrar el día del libro voy a terminar el libro de Junot Díaz (muy recomendable por cierto) en Kindle.

Brief wondrous life of oscar wao

Anuncios