Trópico de cáncer

¿Qué ocurre cuando el narrador poco confiable resulta ser el crítico cultural? Esta es la pregunta con la que abre una reseña de un libro acerca del nacimiento de la obra de Henry Miller, (tan aplaudida por algunos, censurada por otros) Trópico de Cáncer. Es la primera de Miller y en ella, el autor hace un repaso de sus años en París durante la década de los 30, deteniéndose en sus experiencias sexuales y en sus comentarios sobre el comportamiento humano.

La reseña continúa así:

Cuando escribimos sobre ficción no hacemos nunca una respuesta objetiva a un texto; siempre se trata de la continuación del mito- la historia que nos contamos a nosotros mismos, sobre nosotros mismos. Y esa historia cambia. George Orwell, escribiendo sobre Henry Miller en 1940, tiene diferentes preocupaciones que las que Kate Millet cuando escribe sobre Miller en 1970. Orwell no se da cuenta que las mujeres de Miller son objetos sexuales semihumanos. De hecho su ensayo “Inside the Whale” apenas menciona a las mujeres. Millet por el contrario se da cuenta que medio mundo ha sido reducido al burdel y se pregunta qué nos dice esto sobre Henry Miller y la sexualidad del hombre americano.

Norman Mailer necesitaba que Miller se pareciera a Shakespeare (completamente equivocado, pero su necesidad es interesante); Erica Jong quería ser la Atenea del Zeus de Miller en su libro “The Devil at Large”.

¿Y ahora? Estamos a 50 años de la publicación por Grove Press del Trópico de Cancer. Primero publicada en Paris en 1934, había sido una novele prohibida en América hasta una victoria legal que revirtió el efecto, permitiendo su impresión legal en 1961. Fue un instantáneo best-seller y Henry Miller se convirtió en el profeta de la liberación sexual.

Otros libros del autor en la colección son:

Anuncios