El ruido de las cosas al caer

El ruido de las cosas al caer

El ruido de las cosas al caer
Alfaguara, 2011
pp. 272

Juan Gabriel Vásquez cuenta la historia de dos hombres y con ella, la de la generación que presenció el desplome de los muros de un sueño, en honor al epígrafe de Aurelio Arturo que al hablar de una ciudad que arde por la noche da pie a la historia que le merece el Premio Alfaguara de novela 2011.

Para Antonio Yammara bastó que se enterara de la fuga de un hipopótamo del zoológico legendario de Pablo Escobar para introducirse progresivamente en la vida de Ricardo Laverde, el hombre a quien había conocido en un billar y con quien había intercambiado muy pocas palabras en su vida. La historia de Laverde lo lleva a la primera parte de los años setenta, esos años que vieron la entrada de una generación ingenua en la persecución injusta hizo del comercio de narcóticos una actividad peligrosa, pero en la que muchos, como Ricardo, se involucraron de forma honesta y límpida. Después de todo, Laverde es un idealista que está intentando revivir un sueño que su abuelo vio frustrado y que él buscaría revivir: volar esas cosas que se pilotan como lo había hecho Saint-Exúpery y algunos de sus personajes. Volar para quienes lo contratarían para mover un nuevo tipo de mercancía sólo era una ventana para lidiar con la dificultad de llevar su vida con Elena Fritts y su hija Maya, poder comprar una casa y una Nissan Patrol vieja con que llevarla hasta su casa en La Dorada, a medio camino entre Medellín y Bogotá.

Es la generación de Maya y Antonio la que crece en el panorama de la guerra que declaró Nixon pero cuyas víctimas las pusieron (y las siguen poniendo) los países como Colombia, México y Guatemala, y cuyas batallas sirven de lugares comunes entre las biografías de quienes en ellos han crecido: ¿Dónde estabas cuando mataron a Lara Bonilla? ¿O cuando a Galán? Los puntos de anormalidad que pasan a ser más soportables cuando se comparten, como si el simple hecho de no estar tan solo hiciera más tolerable el proceso de descomposición que presenciaban.

La narración que hace Vásquez crea una atmósfera agradable que enlaza todos estos temas y algunos otros de la sociedad latinoamericana de hoy. El punto de vista que tiene Yammara es distinto al de la literatura contemporánea que explota desde lo interno todas las realidades del narco. El ruido de las cosas al caer quiere ser un espejo para ver la verdad de una generación, pero sin hacerlo directamente a los ojos.

El libro está en nuestra colección.

Juan Gabriel Vásquez

Advertisements

2 Comments Add yours

  1. Sin duda alguna, es una genialidad de libro.
    Me gustó mucho tu reseña. Felicidades.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s