Pero qué es la historia sino el recuento de ‘los daños’ y logros alcanzados por la humanidad a lo largo de cientos de años.  O la historia es lo que el amansaburros de la Real Academía describe como,

Narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados.

Y si esto es cierto, el que los periódicos desaparezcan no debería de preocupar en realidad a nadie más que a los dueños y accionistas de esas empresas.

Mi primer empleo ‘serio’ lo tuve a los 17 años cuando trabajé en el proyecto de una antropóloga revisando la biblioteca de Cirma.  Mi función era revisar el contenido del periódico El Imparcial durante la época del gobierno de Jorge Ubico y algunos años antes.  Debía identificar artículos que hablaran sobre los indígenas guatemaltecos y las menciones que de esos grupos se hacía en el periódico.  En ese caso, El Imparcial, fungía como una fuente histórica de información y durante muchos años ha estado fuera de circulación.  Ese antiguo y rico periódico dejó de imprimirse, pero no por eso ‘desapareció’.  Sigue existiendo en registros y colecciones privadas; quizás algún día los microfilms que existen de ese material sean digitalizados y cualquier persona interesada en investigar la historia pueda ingresar y utilizarlos.

Así, ahora que inicia un nuevo siglo todos los escritores, comentaristas, bibliotecarios e intelectuales empiezan a discutir la desaparición de los periódicos que aún sobreviven, otros discuten la desaparición de los libros y otros más ozados se atreven a discutir la desaparición de las bibliotecas.  Pero todos estos antes mencionados no desaparecerán; tan sólo serán reemplazados por nuevos servicios y su valiosísima información será conservada en los sistemas más económicos y eficientes que se encuentren disponibles.  Por eso, cuando leo noticias y chistes como el siguiente yo no me preocupo, ¡al contrario!

via: Terry Mosher (Aislin), Montreal, Canada, The Montreal Gazette
via: Terry Mosher (Aislin), Montreal, Canada, The Montreal Gazette

¡Mi reacción, en cambio, es emocionarme porque estoy siendo parte de un cambio histórico que probablemente muchos desearán haber visto en unos 100 ó 1,000 años!

Anuncios