Ranganathan es uno de los bibliotecarios más célebres de la historia.  Nació en India durante el dominio del Imperio Británico y desde muy jóven se involucró en el mundo de las bibliotecas hasta convertirlas en su pasión.  Además de ser el autor de un complejo sistema de clasificación de información suele citarse su trabajo al referirse a las cinco leyes de la Biblioteconomía.

Las leyes son las siguientes:

  1. Los libros están para usarse.
  2. A cada lector su libro.
  3. A cada libro su lector.
  4. Hay que ahorrar tiempo al lector.
  5. La biblioteca es un organismo en crecimiento.

En base a estas leyes es frecuente escuchar que las bibliotecas establecen sus misiones.  Tal parece que cinco leyes fundamentales eran necesarias para fundamentar el rol de una biblioteca en el mundo.  Sin embargo, desde 1931, el año en que Ranganathan describió sus leyes de la Biblioteconomía, algunas cosas han cambiado y me parece prudente reformular las cinco leyes.

La reformulación de estas leyes la justifico en la necesidad de incluir servicios y materiales de información que no podrían incluirse bajo los actuales postulados elaborados por Ranganathan.  La evidencia demuestra ya que los aportes que el nuevo siglo tendrá en la ciencia y la industria superarán los alcanzados por Gutenberg y sus contemporaneos alemanes.  Ahora, el libro empieza a ser reemplazado como un medio de preservación, transporte y colección de información.  Es en este nuevo siglo que el valor de los libros como objetos disminuirá y la información que los mismos contienen se convertirá en el más valioso tesoro de la humanidad.  Es esta información la que justifica la revisión de los postulados que Ranganathan elaboró en 1931 y por eso reescribo la quinta ley que elaboró,

  1. La biblioteca es un organismo en crecimiento y evolución.

Porque ahora el crecimiento implicaría no sólo el desarrollo y ampliación del número de materiales disponibles en una biblioteca; sino ese crecimiento implicaría el crecimiento físico de la misma y/o el de sus volúmenes impresos.  Es imprescindible incluir en este último postulado la evolución que ese desarrollo conllevará.  El crecimiento de una biblioteca deberá responder a un proceso de constante revisión y mejoramiento en base al principio de sobrevivencia del material más apto.  El material más apto será el que provea a sus usuarios los cuatro postulados (1 al 4) establecidos por Ranganathan a la mayor cantidad de usuarios y con los menores costos de transacción (tiempo) posibles.

¿Qué opinan de esta propuesta? ¿Consideran que este cambio sería necesario y coadyuvaría al desarrollo de una nueva idea de la biblioteconomía?

Anuncios