En algunas ocasiones hemos recibido donaciones y/o comprado libros que fueron impresos alrededor de los años 1965-90.

Esos libros no pueden considerarse como documentos valiosos por ser antiguos.  Sí podrían ser valiosos si fueran una primera edición, pertenecieran a ediciones numeradas, tuvieran dedicatorias del autor, estuvieran en perfecto estado y si fuera afín a la misión de la Biblioteca (ver al final).

Pero en algunas ocasiones encontramos libros en la colección que tienen las hojas amarillas y destruidas por los ácidos, no tienen ninguna dedicatoria y tampoco son primeras ediciones.  Son quizás libros simplemente viejos.  Viejos, amarillos y sucios.

Quizás nadie los recordará y han quedado en el silencio por muchos años.  Nadie los recuerda.

Pero en algunas ocasiones (en muy contadas ocasiones) los libros han sido prestados por muchos alumnos en los últimos años.  La duda es entonces por qué motivo no se había comprado una nueva edición o un ejemplar en mejor estado.

En esos momentos uno se interesa mucho y esperaría poder descubrir por qué motivo esos libros han sido tan utilizados y han pasado sin llamar la atención sobre los empleados de la biblioteca.  Hasta que un día alguien tomó un instante para verlos.


Misión:

La misión de la biblioteca es motivar la curiosidad intelectual a través del uso creativo y responsable de los mejores recursos de información con especial énfasis en la filosofía de la libertad.

Anuncios