Laura leyendo Disculpen que una vez más le escriba a mi usuaria preferida, pero el amor y el compromiso moral que tengo con ella es tan grande que siempre se inclina la balanza. Además si no es para ella es sobre ella de quien casi siempre hablo, disculpen los demás usuarios.

Aunque hoy también le escribo a mis sobrinos; a todos los niños a los que un día quise inculcarles mediante amenas lecturas el hábito de lectura, en mi breve paso por una biblioteca escolar; a los jóvenes lectores y a mis colegas.

La razón: haberse celebrado ayer 2 de abril el Día Internacional del libro infantil y juvenil. Una celebración que es en homenaje a Hans-Christian Andersen, organizada por la IBBY, International Board of Books for Young People. Los libros iluminan, el conocimiento encanta fue el mensaje de este año que junto al cartel fueron elaborados por el pintor tailandés Chakrabhand Posayakrit:

cartel-lectura-infantil.jpg

(Haga click si desea ampliarla)

Por qué escribo sobre esto? porque nunca será demasiado repetir que si queremos lectores mañana debemos educarlos hoy, con el ejemplo, regalándoles libros, llevándolos a las bibliotecas, familiarizándolos con ese mágico mundo; propiciando la lectura, sólo así la verán y convertirán en un placer.

Siempre que se habla del ejemplo me pregunto si lo estaré haciendo bien y no sé, pero parece que no estoy tan errada, pues la vez pasada sorprendí a mi usuaria preferida hojeando un libro porque le estaba leyendo al bebé que ya estaba acostado. Era ese un reflejo de cómo soy de mamá? o será un augurio de que será maestra o bibliotecaria escolar; y sepan que cualquier elección me alegrará en extremo.

No dejo de soñar con el día que podamos muchas más personas pensar, sentir y decir como Borges: Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de biblioteca!

Pero no olviden: la responsabilidad formativa es nuestra, hoy!

Anuncios