El día del bibliotecario, al igual que otras festividades, llega con el ansia de la celebración y pasa muy rápido.

Y bueno, uno puede pensar que todos los días son “el día del bibliotecario” porque todos los días trabajamos en la biblio y nos enamoramos de los libros y pensamos en leer más y contagiar de ese ánimo a más personas. Todos los días nos topamos con un libro roto, mojado, descuidado que necesita ser reparado y vuelto a la vida, todos los días entramos por la puerta de la biblioteca y sentimos ese olor a libros que recordaremos cuando estemos lejos.

Y bueno, uno puede saber que las fechas importantes lo son porque nos recuerdan las cosas buenas de nuestra labor. No a los usuarios molestos o ruidosos, a los que destruyen los libros, a los que no valoran nuestro trabajo, a los que no se enteran de nuestra existencia.

Y bueno, el día del biliotecario es una buena oportunidad para celebrar que a alguien, hace muchos años, se le ocurrió que era buena idea guardar la información, los libros y a partir de ahí, estamos acá para continuar con su labor.

¡Feliz día del bibliotecario!

Anuncios