Light three corners of my mind


Treasures and Memories

Hace más de 30 años, Barbara Streisand ganó un Oscar por interpretar The Way We Were, una canción un tanto melosa, que empieza así:

Memories… light the corners of my mind,
misty water-colored memories, of the way we were.
Scattered pictures, of the smiles we left behind…

Y que hacia el final dice así:

Memories may be beautiful and yet,
What’s too painful to remember, we simply choose to forget…

La canción fue un “hit” y no pude evitar contagiarme: debo haberla oído cientos de veces en mi radio de pilas, en la banda AM, probablemente en Radio Exclusiva (para los que añoran esas épocas). Recuerdo que con mis hermanos la cantábamos a coro acompañados de nuestros LPs de Ray Conniff y para aún dejarla más impregnada en mis memorias, estoy casi segura de que en las clases de órgano melódico Yamaha nos pasaron fotocopias de la partitura y la ensayamos más de una vez.

Hace casi 20 años… asistí a un seminario llamado “Operation Enterprise”, organizado por la American Management Association en NY. Éramos todos estudiantes jóvenes– sí, éramos– y queríamos absorber todo lo que los gurús nos hablaban sobre principios de administración y liderazgo. Una de las actividades que hicimos fue escribir lo que nos gustaría dijeran en nuestro funeral… justamente el tipo de actividades que uno hace (voluntariamente!) en estas actividades. Pues bien, mi Funerary Speech era bastante positivo, y entre otras cosas dije que dirían así:

[Grete]… met leaders, musicians, artists, knew great ideas & transmitted them… wrote a book, took a beautiful photograph… left a valuable library…

No, no mantengo este speech al lado de mi cama para leerlo e ir intentando hacerlo realidad! Al día de hoy, tenía casi 20 años de no ver este pedazo de papel escrito a mano. La verdad es que tengo toda una vida de estar acumulando cada cuaderno de dictados, foto, negativo, prueba de negativos, fotocopia, etiqueta bonita, brochure, servilleta con apuntes, poster, menú firmado, hoja o flor coqueta, papelitos de esos que pasan por debajo de las butacas, carta y postal, programa de concierto autorgrafiado por el pianista, ticket de bus o metro, artículos de prensa sobre Guatemala, cartoon chistoso, diploma, draft de mi tesis, examen que he tomado y libro que he leído. Nunca pude reunir suficiente valor para deshacerme de nada, así que es normal que ese papelito (y miles de otros) haya sobrevivido.

Pero en todo este tiempo, no quise ni tuve que volver a ver la mayoría dellos. Finalmente, por azares del destino, me veo forzada a deshacerme de tanta cosa. Llevo días y días revisando y decidiendo: qué guardo, qué tiro? Llegué a este papel casi por casualidad, ya que es imposible verlo todo todo todo. Y por supuesto, me sorprendió, me regresó a cómo pensaba en ese tiempo.  Para éste papelito voy a hacer lugar en mi ahora reducido mundo y voy a guardarlo. Pero por cuánto tiempo? Talvez deba escanearlo y deshacerme del susodicho papelito? Qué cambiará en mi vida si lo hago…? Qué importancia puede tener, finalmente?

Hace 10 años, Donald G. Davis escribió Ebla to the Electronic Dream: The Role of Historical Perspectives in Professional Education. No recuerdo cómo obtuve mi copia impresa de este paper, pero sí sé que hoy traté sin éxito de conseguirlo, tanto googleando como buscando bases de datos de texto completo especializadas. Por suerte, hace poco estuve escarbando mis viejos papeles de la universidad, así que me desplacé cinco metros hacia la librera, busqué unos segundos y encontré mi copia impresa.  Pues bien, Davis empieza narrando cómo su amigo John, de la Chicago Public Library, ordena cajas de papeles del “Old Water Tower”:

What does he keep? For whom? And why? As another colleague assigns index terms to material for effective retrieval, what does he see as significant? And for Whom?

Uno diría, “who cares?” Ah, John cares.  Quizás porque este es uno de los pocos edificios que sobrevivió al gran incendio de Chicago en 1871, y las memoria de esa época se han ido perdiendo.  En realidad, cómo hace John para decidir qué conservar y cómo ordenarlo?  Y en el caso de mis papelitos, ese es mi problema, justamente: seleccionar y organizar para poder [eventualmente] accesar. Casi al final de su paper, Davis se refiere al título que seleccionó, y cuenta que en Ebla, una ciudad siria, se encontró una biblioteca del tercer milenio antes de Cristo. Habían allí 17,000 tabletas de arcilla, cuidadosamente ordenadas, y que describen principalmente transacciones administrativas, pero también hay textos literarios, himnos, diccionarios bilingües, gazetteers (ajá), y seguro, romances y poemas. Davis comenta:

What does all this tell us about those before us– nearly 4,500 years before us? It tells us that we [information professionals] are integral to human culture — that the information professions, in one way, define humanity!

Hoy, cero años atrás, ilumino una cuarta esquina de mi mente, atando memorias y recuerdos refrescados. Uno, veo claro que los humanos somos los únicos seres vivos que estimamos y le cantamos a nuestras memorias. Dos, somos los únicos que las registramos con tinta, con pinturas, con luz.  Y tres, somos los únicos que nos preocupamos del medio físico que las hospeda (desde tablillas de arcilla hasta discos magnéticos) para que no se pierdan, para que trasciendan.

Ah, y cuatro: también somos únicos porque nos hemos inventado una profesión (nosotros!) dedicada a administrar repositorios para conservar nuestras memorias y para que otros puedan aprovecharlas. Qué suerte tenemos los que trabajamos en esto. Podemos contribuir de muchas maneras a “legar una biblioteca valiosa” al futuro. Y así, hoy agrego a este blog esta mi diatriba espero no tan intrascendente y la bautizo Light Three Corners of My Mind en honor a Barb’ra y para no olvidar que recordar es parte de vivir.

Advertisements

One Comment Add yours

  1. Nora says:

    para quienes quieran deleitarse escuchando la canción a la que hace referencia Grete…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s