Motivación por la Calidad

En la revista Bibliotecas y Tecnologías[i] publicaron un artículo muy interesante por María  Cardoso Sampaio y Mery P. Zamudio Igami[ii],  denominado:   La Calidad en Bibliotecas y Servicios de Información: Rumbo a la Satisfacción del Usuario”; y bueno, claro que llamó pronto mi atención y quiero compartir algunos de sus puntos más relevantes.     

Inicia con la breve historia sobre la Calidad, cuyo proceso va desde los tiempos más antiguos, cuando la humanidad decide por una vida mejor.  Así, unos pueblos se fueron distinguiendo entre otros, como los fenicios, quienes llegaron al extremo de cortarle una mano a aquel que fuera responsable de una mala calidad en sus productos.   En el siglo XVIII surge la división del trabajo en la Revolución Industrial,  con ello también el bajo interés en la calidad, debido a que  el trabajador sólo se responsabilizaba por una parte del proceso de manufacturación y ya no tenía participación en el proceso global.  No es, sino a mediados del siglo XX, que el milagro de la reestructuración japonesa, después de haber sufrido tremendo golpe en la S.G.M.[iii],  revaloriza este concepto y lo hace a través de la calidad que le agrega a sus productos.  El mundo occidental se rinde a la soberanía del modelo oriental”, y la calidad ya no fue una opción, sino una cuestión de  sobrevivencia.  Desde entonces se invierten importantes recursos y tiempo respecto a la calidad, no sólo en productos sino en los servicios, que cada vez son más abundantes en nuestra era.    Como verán el concepto de “calidad” se ha ido menguando junto con las diferentes etapas que de la humanidad.  En la era de “La garantía de la calidad y la gestión estratégica de la calidad” (iniciada en la década de los 80), aún resulta difícil definir con exactitud este concepto, ya que son diversos los factores que convergen entre cliente y producto/servicio, sin embargo hay que admitir que tanto productos y servicios, también las personas imprimen calidad en lo que hacen.    Es decir, la calidad que presente la persona influirá en la percepción que tenga la sociedad sobre la satisfacción que desea alcanzar.  

De esta manera, nos preguntamos: ¿Qué es lo que motiva a las personas a alcanzar la calidad en su diario vivir y medio laboral? Y ¿Cómo influye esta calidad en los servicios que prestan las Bibliotecas de hoy en día?  Para contestar a la primera pregunta, me interesó de sobre manera saber que, “Una persona está motivada cuando conoce la calidad de su trabajo y sabe que éste es esencial para su comunidad, tendiendo a invertir cada vez más en su mejoría y perfección, sin medir esfuerzos para imprimir calidad en sus tareas.  No parará, hasta que consiga visualizar la satisfacción de los usuarios, provocada por la excelencia de los servicios ofrecidos 

Para contestar a la segunda, miles de organizaciones, incluyendo bibliotecas en todo el mundo, están invirtiendo en modelos que proporcionen los instrumentos que permitan evaluar la real satisfacción de los servicios.   No puedo hablar sobre otras bibliotecas, sino opinar sobre las impresiones que me causa la Ludwig von Mises, confirmando que el concepto de “excelencia académica” como parte de la filosofía de la Universidad,  se puede ver, o por lo menos ese es el objetivo fiel, en cada área, dependencia, entre los colaboradores, alumnos y profesores, y por supuesto en los servicios que aquí en la biblioteca prestamos, cuales intentan caminar armoniosamente con las últimas tendencias tecnológicas, volviéndose eficientes y alcanzables a su comunidad.  Se preguntarán ¿Cuáles son esos servicios?  Pues bien, iremos describiéndolos uno a uno en las próximas publicaciones, pues temo no tener suficiente espacio, en este espacio, dedicado hoy a la calidad.  Concluyendo diría que La Excelencia va de la mano con la Calidad, e intenta provocar la satisfacción de los usuarios y provoca o motiva la mejoría constante y creciente entre de las personas que la administran.   Nosotros, vamos por buen camino,  al menos   ya no le cortarán la mano…. y como diría Adelaida: ¡Esa es la actitud!    



[i] Bibliotecas & Tecnologías.  Rojas Eberhard, Editores Ltda.  Volumen 2 No. 1, Enero-Marzo 2005. [ii] Coordinadora del Servicio de Biblioteca y Documentación del Instituto de Psicología de Universidad de      Sao Pablo, Brasil.   (isampaio@usp.br).   Mery Igami del Instituto de Pesquisas Energéticas y Nucleares.     Ciudad Universitaria, Sao Pablo, Brasil. (mery@ipen.br)[iii] Siglas para: Segunda Guerra Mundial.

Advertisements

2 Comments Add yours

  1. Excelente artículo, felicitaciones.

  2. Gilda Rodas says:

    Qué bueno que le gustó. Gracias y saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s