Una biblioteca digital contiene tanto obras que “nacieron” digitales (fotos, videos, textos, cualquier formato creado originalmente con dispositivos digitales) como materiales copiados de su formato físico a uno digital. 

Kirtas 800 Quizás el dispositivo más conocido para digitalizar materiales es el scanner o mejor dicho, “escáner” (para los amantes de la RAE.)  Y lo último en escáners para alto volumen son los que produce la empresa Kirtas, que nos invita a “liberar la palabra impresa de los libros que la atan”. 

El libro a copiar se coloca en una cuna, sin necesidad de desencuadernarlo.  Las páginas las va pasando un brazo automático, que succiona y pasa la página suavemente, dejándola quieta el tiempo suficiente para ser fotografiada a alta resolución.  Pueden ver un video de su funcionamiento, es fascinante!  La velocidad de escaneo máxima de una de estas máquinas es de 2,400 páginas por hora, el equivalente a unos 8 libros.  A esta velocidad, y trabajando unas 10 horas diarias, podríamos digitalizar todos los libros en nuestra Biblioteca en unos dos años.  Sin embargo, en la práctica, el proceso toma más tiempo debido a que hay que colocar el libro, pasar las primeras páginas a mano, y posteriormente agregar metadatos, revisar el OCR, etc., así que probablemente sean unas 3 horas de trabajo por libro.

Por supuesto que no tendría sentido simplemente empezar a escanear todos nuestros libros, ya que muchas obras que nosotros tenemos pueden ya haber sido escaneadas como parte de otros proyectos (para qué duplicar esfuerzos?  Esperaríamos poder tener acceso a ellos en algún momento…) Además, los derechos de autor limitan la copia de la mayoría de obras.  Una técnicamente, la máquina tiene un límite, por el tamaño de la cuna, en el tamaño de libros que acepta.  De todas maneras, este el tipo de escáner más práctico y rápido disponible actualmente para digitalizar libros. 

Anuncios